Falto de palabra (2018)

Colectivo Maski

Escultura, cianotipos

Falto de palabra

La expresión falto de palabra tiene dos lecturas posibles: la que se percibe al instante de quedarse sin léxico o no saber cómo nombrar algo, y la que, de forma burlona, se esconde en un doble significado referido a no mantener una promesa. Ambas concepciones se manifiestan en la muestra.

El Colectivo Maski, cuyas investigaciones se enfocan sobre todo en la arquitectura, el urbanismo y las condiciones socio-políticas derivadas de estos, presenta una estructura de gran escala transitable, constituida por los reconocibles tubos amarillos de los autobuses del Transmilenio que habitan el imaginario colectivo bogotano. De esta manera se cuestiona el comportamiento del cuerpo en la situación colectiva de los transportes, la estandarización y el estado del funcionamiento general del sistema más utilizado en la capital, hoy en día alejado de la utopía moderna prometida en su nacimiento.

Le acompañan unas fotografías monocromáticas –cianotipos– de edificios torcidos de Bogotá. Estas imágenes simulan las heliografías, aquellos planos preparatorios propios del diseño de plantas de la arquitectura de un edificio, donde se establecen las bases de lo que se va a levantar para evitar mal formaciones, angulaciones y otros problemas que ponen en riesgo la seguridad del inmueble.

Igual que nuestra sociedad se adapta a un transporte que no responde a las ilusiones creadas ni a los estándares de funcionalidad básicos así como se conforma con habitar lugares doblados en vez de derribarlos y reconstruirlos rectos, también acepta los nombres de las cosas sin cuestionárselas.

Claudia Segura

Exposiciones