Paisaje (2017)

Ana María Millán

Impresión digital sobre satín
150 x 190 cm

Paisaje

En una bandera de fondo blanco [Ana María Millán] hizo imprimir la M del isotipo de la bebida Monster, cambiando su tortuosa tipografía por una todavía más inquietante, elaborada a partir de la acumulación de esmeraldas. Como le sucede a todos aquellos –países o individuos– que caen presa del delirio extractivista, la artista decidió reimaginar el el mito de El Dorado y representar una improbable acumulación de piedras preciosas convertidas en símbolo de orgullo patrio, y cuyos recursos han terminado, como siempre, invertidos en bancas extranjeras o, más recientemente, en paraísos fiscales donde campan evasores de impuestos nacionales y extranjeros. Con ese pequeño gesto, la artista recuperó el significante que se suele dejar de lado cuando se examinan las causas de la guerra local: el desastre provocado por el traspaso de tierras de muchas manos a pocas, la concentración de la explotación de recursos en prácticas semisalvajes/semiasesinas, la completa dependencia del criterio extractivo local a los vaivenes de mercados internacionales desregulados y la malsana adicción de las finanzas colombianas a los bienes del subsuelo.

Uniendo esto al más amplio arco argumental de su muestra, Millán logró redondear una historia de final triste, que seguramente se está repitiendo en estos momentos en múltiples comarcas del país y ante la cual poco podemos hacer como miembros de una democracia corporativa (pero miserable).

 

Guillermo Vanegas

 

Fuente: Guillermo Vanegas. 2019. Aceleracionismo sincero III. Ana María Millán en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. Reemplaz0 (agosto 7, 2019)

Exposiciones

· Elevación (individual). MAMBO. Bogotá, 2019
· Product Placement (individual). (bis) | oficina de proyectos. Cali, 2017